Abanicos, bonitos detalles para bodas

Lo que hoy en día entendemos como abanico fue un invento de origen chino que se remonta a muchos siglos atrás. Cualquier cultura o país en el que sea habitual disfrutar o sufrir, según se mire, de altas temperaturas, no ha tardado en acoger al abanico entre sus complementos de uso habitual. El abanico en un primer momento fue utilizado por las altas capas sociales. Hoy, como todo el mundo ya conoce, su uso está completamente extendido en cualquier región en la que las altas temperaturas exijan algún recurso para combatir el calor. Su evolución lo ha llevado a ser un complemento estético gracias a sus originales diseños y materiales con los que se fabrica, pero siempre se ha mantenido como una gran utilidad para combatir el calor. ¿Por qué es un buen regalo para las invitadas a la boda? Fundamentalmente porque es un regalo práctico que siempre será bien recibido. Sin olvidar que existen diferentes diseños y tamaños que lo hacen disfrutar de unos diseños y estética destacados. Si además nos resulta accesible por su precio, ya reúne todas las condiciones necesarias para que regalar una abanico sea una opción acertada. En lo que concierne a las bodas, los abanicos que se regalan suelen presentar calados y motivos florales con colores alegres y vivos, aunque también los puedes encontrar de lunares, – muy apropiados para bodas flamencas. Si queremos algo más elegante y formal también los hay lisos en colores plateados o dorados. Si lo que más nos importa es el sentido práctico, hay abanicos más pequeños de las medidas habituales que tienen la ventaja de que se pueden guardar en cualquier pequeño bolso y no resultan un estorbo.

Deja un comentario